Menu Cerrar

En blanco | Pensamientos y making of

mayo 2011 // Categorizado en: ,

Muchas veces me preguntan sobre el proceso que sigo al hacer una foto. Cómo surge una idea, dónde he conocido a la modelo o cómo he iluminado suelen ser preguntas frecuentes. Mi madre también me suele preguntar que cuándo voy a quitar los palos (trípodes en idioma materno) del pasillo y que por qué armo tanto jaleo para hacer una foto si ella luego coge el móvil hace pinpan y quedan fenomenal. Bueno, dejando las preguntas de mi santa madre a un lado, este post trata de responder a todo esto a partir de mi última foto. Aquí la tenéis:

Gonzaga Manso | Blog - In white

Yo todavía no había terminado de retocar mis anteriores fotos cuando me escribió Hanna (la modelo de la foto). Se puso en contacto conmigo a través de modelmayhem (para el que no lo conozca es una web cojonuda donde encontrar modelos, maquilladores, fotógrafos etc..) diciéndome que tenía unos días libres en Madrid y que si quería hacer una foto con ella. Nada más ver su perfil yo ya estaba seguro de querer fotografiarla.
Hanna es una modelo finlandesa con unos rasgos muy particulares, tiene una belleza muy especial que me pareció genial. Le respondí que si, que pensaría una idea para ella. Estuve fijándome en sus fotos para ver qué expresiones reforzaban sus rasgos, qué tipo de peinados podían funcionar con ella, qué transmitía con la mirada…toda esa información es muy útil a la hora de pensar un concepto que tiene que encajar con la modelo que tienes disponible.

Teniendo en cuenta toda esta información comencé a imaginar fotos para ella. La verdad que la inspiración me viene cada vez de una forma distinta, aunque hay ciertos factores que suelen mantenerse constantes como la música, el deporte, charlas con amigos… Ya hablaré de todo eso en otro post porque en verdad la inspiración es un tema que merece su propio espacio. En fin, la idea que me vino a la mente estaba relacionada con la protección, con el instinto maternal, con el miedo a perder algo y con la sensación de impotencia que tienes cuando ves cómo lo pierdes. Ya sabía desde el principio que quería transmitir todo eso de una forma muy limpia y visual, así que el concepto nació de la mano de la estética de la foto.

La estética me parece tan importante como el concepto, por eso siempre busco un gran impacto visual en mis imágenes. Quería a la modelo pintada de blanco casi perdida en un espacio del mismo color. Sin llegar a tener una imagen en blanco y negro sólo quería color en sus ojos y un poco de tonalidad de carne en ciertas partes del cuerpo (como el interior de su boca).
Sus brazos estarían llenos de huevos blancos que tendrían un fuerte peso simbólico, siendo casi los hijos a los que debía proteger. Esos huevos también nos darían sensación de fragilidad, y por lo tanto acentuarían esa necesidad de protección.
Quería un maquillaje muy marcado en los ojos para que los resaltase y que de alguna manera muy sutil nos acercasen a un ave. Realmente nos puede recordar a un ave gracias a que también tiene huevos entre los brazos, puesto que si viésemos ese mismo maquillaje pero sin los huevos seguramente nunca diríamos que parece un pájaro! Es un ejemplo de cómo todos los elementos de una foto se van apoyando los unos a los otros para llegar a construir la estética y el significado final. Lo importante es que todos los elementos trabajen en una misma dirección y tengan cierta coherencia entre si.

En cuanto a la luz, tenía muy claro que quería algo muy suave y envolvente, apenas sin sombras pero si con algo de direccionalidad.

Con toda está idea en la cabeza hablé con Hanna y, aunque no le conté todo porque me gusta dejar la sesión un poco abierta, le gustó. Entonces ya podía empezar a preparar la foto. Podéis ver la preparación, el maquillaje y la iluminación en un pequeño making of de la sesión:

Si tenéis alguna pregunta acerca de la foto, de la sesión o de la vida, podéis hacerla en los comentarios. Ya si la logro responder bien es otro asunto

Saludos!

  • Fotografía: Gonzaga Manso
  • Modelo: Hanna Toivakka
  • Infinitos agradecimientos para: Inés de León
  • Maquillaje: Laura Curiel Fernández

Designed by: wetpaint.es